Cuidado con las reestructuraciones

Cuidado con las reestructuraciones

Lo que ha sucedido estas últimas semanas con el EurUsd puede deberse únicamente a una sobrerreacción, o quizás a un cambio de tendencia a largo plazo del par de divisas, en base a la mayor unidad de los países miembros del viejo continente. Emitir deuda mutualizada no es cualquier cosa. Tiene muchas implicaciones estructurales.

En cualquier caso, ¿estamos ante un cambio de tendencia multianual en el que ahora el Euro comenzará a ser una moneda fuerte frente al Dólar? Quizás la fortaleza del Euro podría deberse, no al hecho de convertirse en una economía más fuerte, sino a comenzar a ser una economía menos débil que en el pasado.

Este es un elemento fundamental para tener en cuenta cuando una empresa importadora se ha quedado con una mala posición de cobertura de divisas.

La tendencia de la mayor parte de las empresas es reestructurar la posición mala bastante rápido, mediante la contratación de una nueva posición con mejor tipo de cambio, pero mucho más voluminosa y a un plazo bastante más largo en el tiempo.

Esto es algo que acomoda la situación del momento, pero si la tendencia del Euro ahora pudiera ser la de apreciarse con el paso de los meses, la empresa puede meterse en una posición muchísimo peor. Mucho más gravosa en el medio plazo.

Cancelar una posición mala no es un fracaso, sino una forma de limitar las pérdidas y de reducir la posición de riesgo.

En ocasiones se descarta (ni siquiera se plantea) llevar a cabo una cancelación total o parcial de la posición por la negativa a asumir una pérdida; por la negativa a asumir que esa posición no ha sido acertada. Pero tengamos en cuenta que las cosas siempre pueden empeorar, sobre todo si exponemos más nuestros riesgos.

Nunca se nos ocurriría dar una pauta general para reestructurar una posición, porque eso depende de su estructura, del nivel de mercado, de las necesidades de la empresa, y de otras variables específicas. Lo que parece quedar claro es que una reestructuración, en el caso de realizarse, debería ser definitiva y eficaz; debería asumir no muchos más riesgos que la situación actual, y nunca debería de realizarse para evitar asumir una mala posición tomada, porque de otro modo el resultado que va a obtener la empresa puede ser mucho más negativo y con una situación más complicada de arreglar.

 

Este artículo tiene carácter meramente informativo y no constituye, ni se podrá interpretar en ningún caso, como una recomendación ni pauta a seguir. Se trata únicamente de una opinión que haga reflexionar a cada gestor de riesgos sobre lo que resulta más conveniente para gestionar sus divisas.

2020-08-03T08:49:38+00:0003,08,20|Gestión del riesgo|