Tecnología aplicada a la compra de combustible

Tecnología aplicada a la compra de combustible

Introducción

La mayor parte de las personas asocian la “Tecnología” a un producto físico, o bien a una mejora visible/experimentable en algún proceso de la cadena de valor. Sin embargo, cualquier aplicación del conocimiento que permita modificar un contexto o entorno, permitiendo mejorarlo puede considerarse tecnología.

Existen avances tecnológicos que permitieron mejoras verificables de forma inmediata y consistentes (repetidamente) Por ejemplo, el pago mediante una tarjeta de crédito en un comercio en sustitución del cash.

Sin embargo, existen otras aplicaciones tecnológicas que no son tan inmediatas, y deben de someterse a una muestra más representativa para verificar su consistencia. Puede ser el caso de las encuestas de opinión (no son exactas del todo, ni siempre aciertan, pero hay evidencia estadística de que son muy útiles) o la Meteorología (que no adivina el futuro pero aspira a asignar probabilidades a la climatología de los próximos 14 días, con mayores aciertos que errores)

 

Planteamiento

Asumiendo que el sector de las grandes cadenas de gasolineras está en una fase muy madura, los últimos estudios de estrategia competitiva han determinado que las únicas ventajas competitivas que pueden obtenerse son en costes.

Y en este sentido, con mayor o menor acierto en su márketing, la mayor parte de las grandes cadenas que continúan creciendo han sustentado su éxito en unos costes estructurales claramente más bajos, y en unos costes operativos sólo ligeramente más bajos, lo cual les permite vender el combustible sólo un poco más barato que las gasolineras tradicionales, y por supuesto contarlo a los cuatro vientos. Mientras tanto, las cadenas tradicionales han de ir reduciendo márgenes o inventar nuevos negocios.

Desde luego que existen otras áreas relevantes, como la ubicación de los puntos de repostaje, o el management, pero asumimos que aunque importantes no son factores que puedan ser generadores de  una ventaja competitiva.

Pero, ¿todavía pueden obtener ventajas competitivas en costes?

 

Propuesta

En la actualidad existe una tecnología que puede implementarse a la gestión de compras del combustible, de forma que haga más eficiente el precio que se pague por cada metro cúbico de gasoil.

Esta tecnología, basada en estadística, análisis de la estructura de cotizaciones de los activos, y probabilidad, puede ser de aplicación a empresas que lancen un trigger (disparo) diario para efectuar sus compras, o bien que tengan que lanzar varios de ellos a lo largo de un mes. Y por supuesto, puede ser implementable fácilmente en empresas que construyan la totalidad de su precio con la media mensual.

No es algo usual, ni está implantado culturalmente, pero ahí radica otro de los puntos fuertes de la tecnología, como elemento para poder obtener una ventaja competitiva.

No sería necesaria mas que una mejora del 1,00%-1,50% anual sobre el coste de compra del gasoil para que pudiese obtenerse una ventaja competitiva sostenida sobre el resto del sector. Se trataría de modificar, primero muy levemente para poder generar confianza, los actuales procedimientos de compras a spot diario o disparo, e implementar estas técnicas.

Aunque parezca una expresión ambiciosa, podría tratarse de un paso análogo al que supuso utilizar la meteorología en muchos sectores, en sustitución de la experiencia/intuición, que siempre son muy subjetivas.

2021-05-18T10:27:23+00:0017,05,21|Gestión del riesgo, Opinión|