Riesgo de divisa

Riesgo de divisa

Qué es el riesgo de divisa

El riesgo de divisa, también conocido como riesgo cambiario o riesgo de cambio, hace referencia a la posibilidad de que el valor de las inversiones pueda variar según las fluctuaciones en los tipos de cambio de divisas. Se trata de un riesgo financiero que se asocia a las variaciones en el tipo de cambio de una divisa con respecto a otra.

Cuando los inversores o empresas realizan inversiones o negocios que conllevan un intercambio de divisas asumen en sus operaciones el riesgo de divisa. El riesgo de cambio puede ser tanto positivo como negativo según genere ganancias o pérdidas. Esta situación se produce dependiendo de si el tipo de cambio ha fluctuado a favor o en contra de los intereses del inversor o la empresa que está operando.

Tipos de riesgo de divisa

El riesgo cambiario que asume una empresa está relacionado con la naturaleza de la operación comercial que se lleva a cabo y su temporalidad. De este modo, podemos diferenciar hasta tres tipos de riesgo de divisa.

Riesgo de transacción

El riesgo de transacción se produce cuando las operaciones comerciales de una empresa implican comprar o vender divisas para poder efectuar un pago, ya sea motivado por la propia compra de un producto o para cumplir con las obligaciones financieras que atañe dicha operación. El riesgo de transacción se produce, por lo tanto, a corto plazo.

Riesgo económico

El riesgo económico surge cuando la operación comercial se prolonga en el tiempo llegando a afectar a la rentabilidad de la empresa. El riesgo económico se da cuando el valor de mercado de la empresa varía, por lo que se produce a largo plazo.

Riesgo de traslación

El riesgo de traslación afecta a los aspectos contables de una compañía. Este tipo de riesgo suele aparecer a la hora de llevar a cabo la repatriación de las pérdidas o ganancias de las empresas subsidiarias de la compañía que se encuentran en el extranjero para ser añadidas a los estados financieros de la empresa matriz.

Cómo cubrir el riesgo de divisa

Habitualmente, los inversores y empresas que realizan inversiones o negocios que suponen un intercambio de divisas adoptan diferentes estrategias para disminuir el riesgo de divisa. De esta forma, contribuyen a minimizar las consecuencias que sus operaciones comerciales puedan acarrear por causa de posibles variaciones en los tipos de cambio. Sin embargo, al utilizar este tipo de estrategias no solo se disminuyen las posibilidades de obtener pérdidas a través de sus operaciones, sino que también disminuyen las opciones de obtener ganancias.

Las empresas e inversores pueden también asumir el riesgo de divisa a la hora de operar. Normalmente, cuando aceptar el riesgo cambiario es porque previamente han realizado un pronóstico sobre la evolución del tipo de cambio. En muchas ocasiones asumir el riesgo de cambio puede resultar peligroso, por lo que muchas empresas emplean fórmulas para disminuir este riesgo.

Uso de derivados financieros

Una de las estrategias más utilizadas a la hora de cubrir el riesgo divisa es el uso de derivados financieros como los forward, los futuros, las opciones o los swaps. Los derivados son productos financieros cuyo valor depende del valor de otro activo, conocido como activo subyacente. Los derivados permiten a los inversores y empresas cubrirse del riesgo de divisa.

Futuros

El futuro es un contrato estandarizado que establece la compra o venta de un determinado producto o instrumento financiero, llamado subyacente, en una fecha futuro y a un precio determinado con anterioridad.

Forwards

El forward es un tipo de contrato de compraventa a través del cual un vendedor se compromete a vender un determinado bien en una fecha futura a un precio pactado en la fecha presente. Se trata de un contrato muy similar al futuro, aunque en este caso no es un contrato estandarizado sino hecho a medida entre las dos partes implicadas en la operación.

Opciones

La opción es un contrato que otorga al suscriptor el derecho, que no la obligación, de comprar o vender un producto subyacente en una fecha futura al precio de ejercicio. Como contraprestación, el comprador paga una prima al vendedor de la opción.

Swaps

Un swap es un contrato sobre el intercambio de activos hecho a medida que establece el acuerdo entre ambas partes para el intercambio de activos en el futuro según una fórmula preestablecida.

2019-06-14T11:39:05+00:0003,04,19|Sin categoría|